Hace algunos años, montar una tienda en línea (ecommerce) era una tarea difícil y, sobre todo, costosa. Costos como el desarrollo web, la fotografía del producto y hasta el servicio de alojamiento del portal podían pasar los $10.000 USD y darle un golpe duro al presupuesto de la empresa, más aún si se trataba de un emprendimiento o de un start up.

Afortunadamente, esto ha ido cambiando. Nuevas tecnologías, bancos de imágenes, servidores compartidos y un mundo de desarrolladores trabajando día a día han acercado el comercio electrónico a prácticamente todos los empresarios.

En Conceptod contamos con una nueva herramienta, una tecnología que nos permite montar tiendas en línea de forma eficiente, rápida y con precios razonables, que pueden empezar en $1.000 USD, el 10% de lo que costaba hace unos años!

Hoy quiero escribir este artículo con dos fines: dar algunos consejos sobre lo que debemos y lo que no debemos hacer al montar un portal, y decirle a todos los emprendedores, a los nuevos comerciantes y, por que no, a los que ya tienen tiempo en el mercado pero que aun no han ingresado al comercio electrónico, que ahora es más fácil que nunca, que aquí esta nuestro equipo de creativos a su servicio, y que con un presupuesto razonable podremos tener su tienda en línea en menos de dos semanas!

Qué hacer

1. Un buen SEO, la clave para que encuentren tu tienda

El SEO es un gran misterio, la mayoría sabe que significa Search Engine Optimization, pero realmente no saben cómo implementarlo. Una buena estrategia de SEO es la clave para un portal sostenible, que genere  tráfico sin hacer mayores inversiones y que convierta ese tráfico en ventas reales. Tenemos que entrar palabras clave relevantes, tratar de diseñar un SEO Long trail, un conjunto de 2 a 4 palabras clave que te ayuden a diferenciarte de la competencia y que establezcan un sentido y concordancia con la marca y sus productos. Herramientas como Google Adwords o Google Trends nos pueden ayudar a saber cuáles son las más adecuadas.

2. Fotografía, muy buenas fotos!

Cuando compramos en una tienda física (brick and mortar), podemos ver el producto y hasta tocarlo, en línea no. Por eso la fotografía del producto debe ser impecable: nosotros recomendamos que cada producto tenga por lo menos 3 fotos: una en fondo blanco o de un color suave y que no le quite protagonismo al producto, una del uso del producto, cómo se ve puesto y una última que puede ser ambientada, en una escena; y es aquí donde las fotos de stock pueden hacer una gran diferencia a bajo costo.

3. Autogestión

No debes depender de un desarrollador o de una empresa cada vez que quieras cambiar una foto, poner una tilde que faltó, subir un producto nuevo o crear una campaña de promoción. Debes ser autónomo, poder hacerlo por ti mismo. Para esto, es clave una tienda en linea que cuente con un CMS (Content Management System o administrador de contenidos) potente y sencillo, entre menos tengas que saber de códigos, mejor!

4. Confianza

Siempre nos genera miedo que alguien pueda hacer un mal comentario sobre alguno de los productos o servicios que estamos vendiendo. Pero es un grave error no dar la posibilidad a tus clientes de que comenten u opinen sobre tus productos. Esto puede ser un gran impulsador de ventas, como una especie de “voz a voz” en línea. Además, tu eres el dueño del portal, puedes filtrar los comentarios negativos o implementar una buena estrategia de comunicación para el manejo de crisis y contener los malos comentarios lo más rápido posible.

5. Diseño intuitivo y ajustable

Aquí entra en juego el famoso “responsive design”, que no es más que una práctica que permite que tu portal se acomode a cualquier tamaño de pantalla: computadores, televisores, tablets, teléfonos, etc. Pero debe estar bien pensado y diseñado, con buenas proporciones, manejo de colores, un buen buscador, etc.

6. Transparencia

Sé claro, siempre. Debes detallar cuáles son los costos adicionales, como impuestos y costos de envíos. Pero intenta que el precio que muestras en la tienda ya incluya todos estos gastos, para que el cliente no tenga sorpresas al momento de hacer el pago. Y cuando llegue a ese punto, del pago, desagrega el precio para que el cliente conozca cuánto son los impuestos, gastos de envío, costos de empaque, etc.

7. Los cinco pasos

Cuando vamos a promocionar una tienda en línea, existen básicamente cinco pasos fundamentales: generar tráfico hacia la tienda, captar registros o “leads”, antojar a los compradores, llevarlos a que compren y finalmente, fidelizarlos. Captar clientes nuevos siempre será más costo que hacer que los clientes activos vuelvan a comprar, por eso debes crear una experiencia agradable, que invite a comprar de nuevo.

8. Apoyo

Apóyate con redes sociales, paginas amigas, free press, campañas digitales y hasta BTL. Debes tratar de generar el mayor tráfico posible. Y dependiendo de tus presupuestos, probablemente sea más rentable pautar en línea que en medios masivos como televisión o radio. En línea puedes segmentar puntualmente el mercado, medir los resultados en tiempo real y optimizar tus presupuestos.

9. Medición

Las analíticas web, éstas serán tus mejores aliadas a la hora de saber cómo vas, qué debes mejorar. Si no analizas constantemente tus acciones y corriges errores será muy difícil que tu tienda perdure en la red.

10. Servicio al cliente

Este debe ser un pilar. Genera canales de comunicación con el cliente. No solo el formulario de contacto o el campo de comentarios; redes sociales, canal en YouTube, chat, etc. Cuando un cliente está satisfecho con el producto y con el servicio que recibió… tienes un evangelista! Él se encargará de que mas personas lleguen a tu tienda, te hizo publicidad y además te pago por eso.

ecommerce en Conceptod

Que no hacer

1. Fotos diferentes

Si subes una foto de un producto que no concuerda con lo que llega en el pedido será un error irreversible. Ese cliente estará muy insatisfecho y el hilo de confianza estará roto para siempre.

2. Olvidarte del servicio post venta

Debes tener muy bien identificados a tus clientes: qué han comprado, cada cuanto entran a tu tienda, desde dónde llegan, etc. Ofrece descuentos a tus clientes frecuentes, trata de no tomarte más de 24 horas en responder algún requerimiento y, sobre todo, consiente a tus clientes.

3. No te recuestes en las redes

Facebook, Twitter, Instagram, Pinterest, todas son herramientas excelentes para apoyar tu tienda, pero no constituyen canales de venta en sí! Son un medio hacia un fin, pero no harán una buena inversión. Así que no las tomes como tu canal de venta principal, si no como un canal de comunicación con tus clientes, una plataforma de publicidad y una manera de darle más credibilidad a tu marca.

4. Tener una o pocas opciones de pago

Hoy en día existen varias formas de pago: tarjetas de crédito, tarjetas débito, cheque, transferencias, consignaciones, etc. No limites a tus clientes, bríndales la mayor cantidad posible de formas de pago.

Estos son algunos consejos básicos para que inicies tu negocio en línea, pero recuerda que debes invertir no solo dinero, tiempo, mucho tiempo!

No olvides que si quieres iniciar tu camino hacia el comercio electrónico podemos ayudarte. Si deseas que nuestro equipo te asesore con tu proyecto haz clic en alguno de los botones, estaremos más que dispuestos a ayudarte. Gracias por leernos.